Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Alcohol y conducción, incompatibles

Debemos quitarnos la costumbre de contemporizar con el consumo de alcohol. Beber es incompatible con la conducción.

Diari de Tarragona

Whatsapp

Conducir vehículos y beber alcohol son actividades totalmente incompatibles. Las cifras estadísticas han certificado reiteradamente que detrás de un accidente hay con frecuencia el consumo de alcohol o de sustancias estupefacientes. A partir de esta constatación la Dirección General de Tráfico pretende implantar el nivel cero de alcohol para profesionales y conductores noveles a los que actualmente se les permite el nivel 0,15 en sangre. El hecho de que este país sea un gran productor de bebidas alcohólicas y que su consumo esté altamente imbricado en los usos sociales provoca que el legislador sea sumamente cauto a la hora de implantar medidas restrictivas. Sin embargo, debemos sacudirnos la obligación de ser contemplativos con medidas que son claramente imprescindibles. Con la prohibición del tabaco en locales públicos se comenzó igualmente contemporizando. Al final se ha llegado a la situación lógica y no ha pasado nada. Con el consumo de alcohol al volante se debería ser radical: tolerancia cero con todos los que se pongan a los mandos de un vehículo. Hay múltiples formas para no perjudicar al sector vinícola y al de la gastronomía. Fórmulas que de hecho ya se están siendo utilizadas por parte de  personas responsables, como son establecer rotaciones de conductor en los grupos de amigos o usar el transporte público, en especial los taxis. Algunos restaurantes incluyen en su carta el regreso a casa gratis.

Temas

Comentarios

Lea También