Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Algún día lo solucionarán...

Lo que debería ser un viaje relámpago de ida y vuelta entre Tarragona y Valls '18 kilómetros, recuerdo' termina prolongándose durante casi hora y media
Whatsapp

Viernes por la mañana. Lo que debería ser un viaje relámpago de ida y vuelta entre Tarragona y Valls –18 kilómetros, recuerdo– termina prolongándose durante casi hora y media. 36 kilómetros en total que recorridos a 120 kilómetros por hora deberían implicar 18 minutos de reloj. Pongamos que salir de Tarragona cueste 10 minutos, y que nuestro breve recorrido por la capital del Alt Camp nos lleve 10 minutos más. Resultado:todo el periplo debería quitarnos 38 minutos, a lo sumo. Y, en pleno 2015, no me parece que circular a 120 kilómetros por hora sea mucho pedir. Máxime cuando hablamos del trayecto que conecta a una capital de provincia con una de las principales poblaciones de su entorno –demográfica e industrialmente– y de la puerta de entrada natural para quienes provienen de dos focos emisores tan potentes como Aragón o Madrid. Supongo que por todo eso, porque lo que pedimos no es tan caprichoso, han proyectado la A-27. Y supongo que por eso algún día dejarán de reírse en nuestra cara y la inaugurarán.

Domingo por la tarde. La mentirijilla de autovía A-7 deja de serlo en La Mora y a partir de ahí y hasta la entrada de la autopista AP-7 en Torredembarra es de un solo carril. Se forma una kilométrica cola en sentido norte. Otra casi peor en sentido sur, para quienes vienen de Creixell, Roda y demás y quieren también acceder a la AP-7. Y, por último, se colapsa también la salida de la propia Torredembarra. Un domingo sí. Y otro también. Y así todo el verano. Y el verano pasado. Y el que viene. Supongo que también en esto algún día dejarán de reírse en nuestra cara.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También