Más de Opinión

Anillo Mediterráneo

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Era la tercera vez que me ponía chaleco y casco para recorrer un gran proyecto en obras. La primera fue en París, acompañando a Joan Maria Pujals en una visita a los terrenos de Eurodisney; la segunda, a bordo de un todoterreno conducido por Inma Folchi por lo que sería Port Aventura; la tercera fue ayer, de la mano de Javier Villamayor, sobre el Anillo de los Juegos Mediterráneos de 2018.

Estos juegos, con sedes en 16 municipios, traerán 4.000 deportistas de 26 naciones y 33 disciplinas, y atraerán 150.000 espectadores, entre ellos un millar de periodistas.

Puede contemplarse ya el Palacio de Deportes, lo que será piscina olímpica, la remodelación del estadio de atletismo y otras instalaciones.

Después de diez días de juegos, quedarán estos espacios para la ciudad, también un lago y un bosque.

Cambiará la cara de Campclar. El año que viene en Tarragona saldrá el sol por Poniente.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También