Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Antonio Baños, la primera víctima

Whatsapp

El fiasco de las negociaciones para lograr la investidura del nuevo president de la Generalitat se ha cobrado la primera víctima. Antonio Baños, el cabeza de cartel de la CUP en las elecciones autonómicas, anunció ayer su renuncia al acta de diputado al estar en desacuerdo con la decisión adoptada por el Consejo Político de su formación. Baños, que precisamente fue el encargado de argumentar el rechazo a Artur Mas desde la tribuna del Parlament, había expresado en los últimos días su contrariedad por el cariz que tomaban las interminables asambleas de sus correligionarios. Es previsible que la crisis interna de la CUP provoque nuevas diásporas. En contraste, Convergència mostró ayer una firmeza granítica en torno a su líder, Artur Mas, el cual en un tono inusual en las últimas semanas, se mostró con ganas de «plantar cara», no sólo a los de Madrid, sino también a «algunos de aquí». Mientras, Oriol Junqueras volvía a reclamar un esfuerzo negociador para evitar las elecciones. El tiempo se acaba. A lo sumo debería convocarse el pleno del Parlament el jueves, en previsión de una nueva sesión en segunda vuelta a las 48 horas. Si el domingo día 10 no hay president, quedan automáticamente convocadas nuevas elecciones. Mas se mostró ayer muy decidido a volver a las urnas. Junqueras quiere evitarlo a toda costa. Quiere evitar el trago de decir ‘no’ a repetir Junts pel Sí, con el riesgo de cargar con la culpa de dividir todavía más al independentismo.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También