Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aprender la lección

La evitación de una nueva y destructiva burbuja es un objetivo esencial de nuestro futuro económico a medio y largo plazo
Whatsapp

Las grúas vuelven a sobrevolar el ‘skyline’ de nuestras ciudades y retornan a los espacios turísticos de forma moderada. De hecho, los empleos creados en el sector construcción ya están en cabeza en los cómputos de reducción del desempleo (en febrero, sin ir más lejos). Al fin vamos a recuperar un sector económico del que puede decirse que, si bien provocó en buena medida la crisis, su regreso morigerado resulta indispensable para recuperar la normalidad. Después de la experiencia adquirida con relación a la burbuja inmobiliaria, sería deseable que aprendiéramos la lección: el sector construcción ha de producir una oferta capaz de satisfacer la demanda habitacional, pero no podemos regresar a la consideración de los inmuebles como activos financieros destinados a la especulación. Unos alquileres razonables ayudarán a este objetivo. La corrección del rumbo requiere una serie de medidas fiscales -deben desaparecer los incentivos a la compra de viviendas, a cambio de actuaciones encaminadas a fomentar el mercado de alquiler- y una regulación crediticia de las hipotecas que apunte a los fines que se persiguen. La evitación de una nueva y destructiva burbuja es un objetivo esencial de nuestro futuro económico a medio y largo plazo, que requiere de los políticos capacidad de decisión y sentido del Estado a la hora de frenar cualquier atisbo de recalentamiento del sector que nos haga volver a las andadas.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También