Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Arrogancia y fragilidad

Cuando el 22 de enero se constató la primera víctima americana del coronavirus, Trump comentó: «es solo una persona que llegó de China. Todo va a estar bien»

Antoni Coll

Whatsapp
Arrogancia y fragilidad

Arrogancia y fragilidad

Cuando el 22 de enero se constató la primera víctima americana del coronavirus, Trump comentó: «es solo una persona que llegó de China. Todo va a estar bien». 

Ahora ya es el país del mundo con más afectados, y el gobierno reconoce que los muertos sobrepasarán los 100.000, lo que situaría la tragedia por encima de la que tuvo en Corea (unos 36.000) y en Vietnam (unos 55.000). 

El portaaviones nuclear Theodore Roosevelt ha enviado una petición de ayuda por la afectación que la pandemia está teniendo entre los 5.000 tripulantes. No hay símbolo de mayor potencia que un portaaviones nuclear. La situación es metáfora de lo que nos sucede, pues muestra la fragilidad que se escondía detrás de la máquina gigantesca. Recordemos la arrogancia del Titanic.
 

Temas

Comentarios

Lea También