Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Así pasen los años

Si recortamos en Sanidad, también en Educación, este país va marchando hacia atrás
Whatsapp

Es una traducción muy libre de As time goes by que a la mayoría de lectores no les dirá nada. Solamente los muy veteranos, a los cinéfilos o bien a los melómanos sabrán encasillar en su específico encuadre. Pero cómo todo en la vida, iremos viendo que si le vamos poniendo algunos aderezos y encauzamos el proceso, al final todos sabremos de qué se trata o por lo menos nos sonará el susodicho anglicismo mencionado más arriba.

Traducciones tenemos de todos los gustos, depende para que las queramos usar y que finalidad le queremos dar. Las hay literarias, literales, aproximadas, barrocas y si se puede exactas. Es el entendido, habitualmente el traductor, el que la redacta de una u otra forma el texto al que le quiere dar significado. Podemos decir que es el que pone los puntos sobre las ies. De esta manera para, As time goes by, se ha utilizado muy diversas traducciones tales como: Mientras pasa el tiempo, mientras el tiempo se va, como el pasar del tiempo, el tiempo pasará, a medida que pasa el tiempo. Todas ellas muy parecidas, pero matizando, muy diferentes según siga la frase.

¿Quién le iba a decir a Herman Hupfeld que cuando en 1931 escribiera la canción con el mencionado título se iba a hacer tan famosa?, por lo menos una versión más corta de la original. Muchas veces es menester acontecimientos peculiares para que las excelencias brillen. Esto aconteció cuando Michael Curtiz realizó la película por la que todos conocemos esta canción, Casablanca. Ilsa Lund y Rick Blaine, a los que ponen cara Ingrid Bergman y Humphrey Bogart, nos introducen, nos inmersionan, nos embeben en el concepto del tiempo en cuarta dimensión preconizado por Albert Einstein. Tócala otra vez, Sam (Play it again, Sam) cantada por Dooley Wilson en el film, es una de las canciones más conocidas de la historia del cine. As time goes by y tradúzcanla cómo quieran y sueñen lo que puedan con sus recuerdos. El gran Woody Allen, tuvo Sueños de seductor, en la versión hispana de su Play it again, Sam.

El mismo año 1931, el gran Federico García Lorca deleitó al mundo con su magnífica obra, Así pasen cinco años. ¿Coincidencia o es que se debe dejar pasar el tiempo para valorar realmente todo?

Uno que es apasionado de la medicina, que se gana las lentejas con la medicina y que su manera habitual es precisar de forma microscópica los cambios que se producen en las células, los tejidos y los órganos, para saber y diagnosticar las diversas patologías que acontecen en el ser humano, también aplica los mismos criterios para los temas de Salut. ¿Qué tendremos dentro de cinco años en nuestro territorio? Si todo evoluciona de manera natural, poco o casi nada más. Eso sí, empeorado. En que baso mi sentencia, pues en el tiempo pasado.

En las anteriores elecciones municipales del 2011 salió publicado en este mismo medio de comunicación (15/05) una mini encuesta a cuatro alcaldables de la ciudad. En el tema de salud todos coincidían, con finos matices, a la pregunta: ¿Qué modelo sanitario propone? Con las siguientes respuestas: “El Parc Sanitari”; “Consorcio público-privado”; “Unificar Joan XXIII y la Tecla”; “Unificación sanitaria” Han pasado cuatro años y seguimos igual o peor. Lo mismo en los programas para seguir engañando a la ciudadanía. No hay nada cristalizado y todo son proyectos dependientes de los resultados electorales. Aunque, eso sí, los grandes poderes gobernantes siguen en sus trece de querer hundir la Sanidad Pública, en otro tiempo envidia de muchos países. Proponen pasar a los formación de entes, consorcios, sinérgias operantes que lo único que hacen y harán es favorecer los intereses de los coordinantes.

A nadie se le escapa lo que puede ocurrir si no hay un control funcionarial. Los que mandan en los entes, así como los que coordinan las áreas sanitarias, han sido colocados a dedo, con fecha de caducidad y con sumisión de respeto al que les ha proporcionado el sillón en el que se sientan. No tienen criterios resolutivos y si los tienen no lo pueden ejercer. Para muestra un botón con lo acontecido en nuestro territorio acerca de un material protésico quirúrgico que según se ha leído y oído en los medios de comunicación, eran los gestores los que indicaban a los técnicos de salud las actuaciones a realizar. ¡País de chichinabo!

Si recortamos en Sanidad, también en Educación, Servicios Sociales, Justicia…y en todo lo Público, es seguro que este y cualquier país va marchando hacia atrás. El progreso no se produce y lo que se hace en empobrecer el Estado del Bienestar. A la larga y más bien a la corta, todo esto se pagará muy, muy caro.

Es seguro que con el paso del tiempo, de seguir así, sólo nos quedará la melancolía, la búsqueda de la cuarta dimensión del tiempo y nos vendrá a la mente la frase que ahora todos recordamos, Tócala otra vez, Sam.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También