Opinion El mirador

Bolsonaro y el Covid-19

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, probablemente el mandatario que con más fervor ha negado la gravedad del coronavirus, al que ha calificado reiteradamente de «gripecilla», anunció el martes que ha contraído el Covid-19

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Bolsonaro y el Covid-19

Bolsonaro y el Covid-19

En lo que parece una jugada maestra del destino, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, probablemente el mandatario que con más fervor ha negado la gravedad del coronavirus, al que ha calificado reiteradamente de «gripecilla», anunció el martes que ha contraído el Covid-19. Y lo hizo, genio y figura, sin mascarilla. Sí, le sucedió también a su colega británico Boris Johnson, pero al menos el inglés, quizá por el susto que se llevó, aprendió algo y cambió su actitud. No lo hará, seguro, Bolsonaro, un populista conservador de 65 años que se jacta de moverse sin protección entre multitudes mientras 65.000 brasileños han muerto de Covid-19 y más de 1,5 millones se han infectado, siendo, tras Estados Unidos, el país más afectado. No, Bolsonaro no se bajará del burro y, siguiendo el manual del perfecto populista, tratará de utilizar la enfermedad en su propio provecho. Por ejemplo, para publicitar como tratamiento contra el coronavirus la hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria que, como él, defienden Trump y Maduro –vaya tropa, Dios mío– y que ha sido criticado por la Organización Mundial de la Salud por la falta de evidencias clínicas sobre su eficacia y por los peligrosos efectos secundarios que entraña. Incluso se detuvieron temporalmente los ensayos clínicos con este producto en pacientes contagiados por Covid al detectar un mayor índice de mortalidad en enfermos que recibieron este tratamiento. Pero, ¿qué le importa eso a este señor? Él, que, a diferencia de la mayor parte de la población de su país, tiene a su disposición todos los recursos médicos del mundo, pasará su «gripecilla» mientras continúa con su irresponsable actitud.

Temas

Comentarios

Lea También