Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Bonavista, una biografía social

Federico Bardají ha inmortalizado la lucha por la supervivencia de la gente de Bonavista
Whatsapp

Fue en el año 1987 cuando se publicó el libro Los barrios de Tarragona escrito por J. J. Pujades y Federico Bardají. Era la primera vez que los vecinos de este barrio teníamos en nuestras manos un texto escrito por personas autorizadas que hablaba de aquel puñado de familias que en la década de los 60 nos instalamos en aquel montículo cubierto de viñas y algarrobos desde cuyo punto más alto y en días despejados se divisaba el cabo de Salou y toda la costa próxima por lo que los payeses de los alrededores lo llamaban La Bonavista.

Nunca antes este barrio había salido en los escritos, como solíamos decir en relación a la prensa local; esporádicamente se colaba algún pequeño recuadro en el Diario Español. Esto explica que el capítulo dedicado a Bonavista en el mencionado libro constituyese para nosotros algo así como el acta de nacimiento oficial de esta nueva barriada por la que ninguna autoridad se había tomado hasta la fecha el más mínimo interés. Bien es cierto que a muchos vecinos nos supo a poco esta biografía; detrás de las fechas y los gráficos supuraba un sinfín de dramas humanos que luchaban por salir a la superficie y manifestarse en todo su descarnado realismo. Federico Bardají lo sabía y regresó a Bonavista para acabar el trabajo iniciado en 1987. Así nació Bonavista, una biografía social.

Nadie antes de la publicación de Los barrios de Tarragona había reparado en esta nueva barriada cuya población se incrementaba de manera imparable día tras día, hasta que los antropólogos Federico Bardají y J. J. Pujades decidieron ponerse manos a la obra y documentar de manera exhaustiva y contrastada este plantel de nuevos habitantes de Tarragona que crecían y se multiplicaban pacíficamente en medio de estos secarrales como náufragos aferrados a un algarrobo como tabla de salvación; almas a la deriva, víctimas inocentes de aquella desastrosa riada migratoria de los años 60 que diezmó la población de cientos de pueblos de Andalucía y Extremadura; gentes desesperadas en busca de otra tierra prometida que como la de la Biblia diera leche y miel; pero la tierra que nos recibió únicamente daba algarrobos y piedras; y al final desastroso de nuestro éxodo volvimos a encontrarnos de nuevo con las manos vacías y con la indiferencia y el rechazo del entorno humano; marginación y abandono una vez más. Nada nuevo en la Historia de la Humanidad. Pero la lucha por la supervivencia no concede treguas: camina o revienta nos dijeron al marchar; y caminamos y caminamos hasta llegar aquí y aquí seguimos. Federico Bardají lo entendió y lo inmortalizó en su magnífico libro Bonavista, una biografía social. Federico, ya te debemos dos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También