Opinion El mirador

Botellón incívico en el Parc del Francolí

El pasado domingo al mediodía pasé por el área de picnic del Parc del Francolí y no pude evitar indignarme

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

El pasado domingo al mediodía pasé por el área de picnic del Parc del Francolí y no pude evitar indignarme. Hacía un día espectacular, había mucha gente y un buen número de niños de diferentes edades jugaban en la hierba. Unos, con el balón; otros, con raquetas, y otros, simplemente, corriendo y tirándose por el césped. Y, entre todos ellos, allí en medio, como cruel recordatorio de esos otros usos que tiene esta zona del parque, una mesa repleta de basura, de bolsas de plástico y botellas de alcohol, unas rotas y otras a medio beber, con el consiguiente peligro que esto representa para los pequeños. No solo por la posibilidad de cortarse con uno de aquellos cristales, sino también porque cualquier mal día –Dios no lo quiera– un niño puede coger una de esas botellas con restos de vodka –sí, unas tenían vodka y otras, ron– y, confundiéndolo con agua, echar un trago. Lo peor es que me comentan los vecinos que esta imagen es habitual tras cada noche de botellón, que suelen ser muchas. No sé si la Guàrdia Urbana está al tanto de esto, ni si lo está por qué lo permite. Tampoco sé cómo puede ser que la mediodía la mesa aún esté así. Pero, más allá de eso, hago un llamamiento a esos jóvenes para que después de beber, al menos tengan la decencia –no creo que sea pedir tanto– de recoger la basura y dejar el parque como lo encontraron.

Temas

Comentarios

Lea También