Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Buenos médicos

La calidad de la atención médica propiamente dicha es lo que mejor valoran los usuarios de la sanidad pública
Whatsapp

Las quejas recibidas por El Defensor del Paciente en la demarcación de Tarragona van en aumento desde el año 2010. El pasado año la cifra de protestas fue de 281, lo que representa un incremento del 18% respecto al pasado año. La estadística de El Defensor del Paciente no se corresponde con las cifras que maneja el Departament de Salut. Según la Generalitat las quejas descienden y aporta el dato de que si en 2013 se recibieron 3.072 quejas en la demarcación de Tarragona, en 2014 la cifra fue de 2.949, un 4% menos. Hay que considerar que el cómputo que realiza Salut se refiere a los ‘motivos’, por lo que una reiterada queja por el mismo motivo no acumula en el baremo del disgusto de los usuarios. Los responsables de Salut deberían atender a los indicadores de El Defensor del Paciente ante la evidencia de que el grado de satisfacción por la atención recibida en la sanidad pública ha sufrido un notable deterioro que sería mucho mayor de no mediar la paciencia y la comprensión que demuestra la gran mayoría de pacientes. Y sobre todo el grado de sacrificio y abnegación profesional que demuestran día a día los profesionales de la sanidad. Esta realidad incuestionable viene avalada por las cifras. El número menor de quejas hace referencia a la atención médica propiamente dicha. Los usuarios, por tanto están satisfechos y valoran la profesionalidad de nuestros sanitarios. Pero el mejor de los esfuerzos puede ponerse en peligro con una mala gestión.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También