Más de Opinión

Burlas y bromas

ANTONI COLL I GILABERT

Whatsapp
Burlas y bromas

Burlas y bromas

La Asamblea Nacional Francesa ha aprobado una ley contra la discriminación por acentos lingüísticos. Burlarse de alguien o excluirle de un trabajo por su acento regional será castigado.

El centralismo francés ha venido imponiendo el acento de París. Incluso el actual primer ministro, Jean Castex, ha tenido que vencer obstáculos por su origen occitano.

No sé si la ley resolverá el problema, que parece más bien de buena educación. Y hay que distinguir entre burlas y bromas. Los chistes, por ejemplo, tienen gracia si no hay mala intención. Es el caso del albañil andaluz que, llegado a Barcelona, dice a su hijo: «Tienes que aprender catalán. Por ejemplo, ¿cómo se dice edificio?». El hijo responde: «Edifici». Y el padre: «Ya sé que e difici, pero hay que haserlo».

Temas

Comentarios

Lea También