Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Cada cual con su Diada

La Diada como celebración unitaria en el sentimiento común de amor por Catalunya ha saltado por los aires

Whatsapp

Las dos máximas autoridades institucionales de Catalunya, el president del Govern, Carles Puigdemont, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, estarán este año en las manifestaciones independentistas de la Diada. Aunque en el primer caso se ha apelado al «carácter personal» de la asistencia, es innegable que hay cargos cuyo significado es indisociable de la persona. Quiere ello decir, por mucho que pretenda justificarse, que las instituciones de Catalunya toman partido sin ni siquiera guardar las formas, por un modelo de país que pasa por la independencia. El independentismo se ha apropiado de la Generalitat y del Parlament desterrando de las máximas instituciones catalanas a los catalanes que no son independentistas y que no por ello se les puede acusar de ser malos catalanes. ¿No son buenos catalanes los socialistas del PSC? ¿No son buenos catalanes la alcaldesa de Barcelona, el alcalde de Lleida o el alcalde de Tarragona? ¿No lo son gran parte de los comuns? O incluso de Ciutadans y del PP que no por tener una visión centralista de España se les puede demonizar respecto a su catalanidad. ¿No es justo y respetable sentirse catalán y español? Si desde las instituciones comunes no se respeta aquella máxima de «gobernar para todos», que tanto repiten los políticos cuando toman posesión, no podemos hablar ya de la Diada con propiedad. Hablemos de las Diadas, que cada uno celebrará según convenga a su ideario.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También