Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Cambiar de sitio

¿Cuántas personas sin trabajo están haciendo turismo en su propia ciudad?
Whatsapp

A las personas mayores les gusta más moverse que a las que han llegado recientemente a este planeta, quizá para comprobar que siguen vivas. Viajo luego existo. En estos días donde se recuerda lo que un escritor inglés, más bien laico, llamó «los desagradables sucesos de Jerusalén», España se convierte en un hormiguero trashumante. Incluso los parados se mueven, ya que variar de sitio es más fácil que cambiar de costumbres. Huir de lo cotidiano parece que hace la vida más amena. Es muy difícil ser como aquel cartero chino que en los días de fiesta se daba un largo paseo. En la variación está el gusto, asegura el dicho popular, que parece inventado por algún adúltero.

En opinión de Fernando Pessoa, que apenas se desplazó unos metros más allá del café de Lisboa donde bebía su aguardiente, la vida es un viaje experimental, hecho involuntariamente. Ese modo de pensar y de sentir no difiere del que expuso Pascal, que murió tres siglos antes y aún más joven que él. El mundo está visto desde mucho antes, pero quizá conviene seguir viéndolo y nada mejor que viajar para hacerse una idea, salvo leer, que es heredar la visión de otros que se fueron antes.

No es explicable que ahora, cuando la movilidad laboral se ha reducido un 60% desde el comienzo de la crisis, haya tantísima gente por las calles. Unos buscan distraerse y otros lo único que buscan es el modo de ganarse la vida. ¿Cuántas personas sin trabajo están haciendo turismo en su propia ciudad? A los españoles, si tienen algunos euros sueltos y hace sol, lo que menos les gusta es quedarse en casa. El ágora está a la vuelta de la esquina y siempre se encuentra uno con un amigo, un conocido o un saludado, que son las tres variedades que estableció Josep Pla, aquel involuntario nómada que viajó por todo el mundo. Hasta que al final decidió que su otro yo era la mejor compañía.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También