Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Cambio de guardia

La mejor manera de no meterse en algunos berenjenales es no haberlos sembrado
Whatsapp

Dentro de una semana mal contada, al tiempo le pediremos cuentas. Cambiará de fecha, pero no de conducta y seguiremos hablando del pasado inmediato, que no acaba de pasar. Nos seguiremos acordando de los apuros económicos de la Real Academia Española, cuyo nuevo director es el excelente filólogo y excelentísimo ciudadano Darío Villanueva. Su mayor preocupación es que la docta casa sea solvente, pero ahora parece que hay más de una casa aunque también sea real. El juez José Castro acusa a doña Cristina, hermana del Rey, de dos delitos como ‘colaboradora necesaria’ del conocido granuja Urdangarin y la gente la acusa de no haber tenido ninguna necesidad de comérselos. La gente que lo tiene todo, siempre quiere tener algo más. Los que aspiramos a tener oído para las cosas de la calle, aunque en mi caso tegamos que auxiliarnos con los todavía perfectibles audífonos, que son una lata, sabemos que se cruzan apuestas. A la gentele gusta jugar y no escarmienta aunque no les haya tocado ni chapa en el sorteo navideño.

-¿Tú que te apuestas a que no va al trullo?

-¡Hombre! Algo le caerá, porque la ley es igual para todos.

Sigue habiendo creyentes, o sea personas que esperan ver lo que nunca se ha visto. Mientras, Anticorrupción sigue denunciando a Francisco Camps por el Gran Premio de Fórmula 1 en Valencia, donde le tocó el Gordo a varios. Todos del mismo partido. Sigue coleando cosas antiguas que pronto serán del año pasado. La mejor manera de no meterse en algunos berenjenales es no haberlos sembrado con anterioridad, pero contra un juez siempre hay otro, que sabe tanto Derecho como él. El juez Silva, que defiende a la infanta, ve una vía para recurrir. «Tomar esa decisión será una acción jurídica sin precedentes. Así que hay que tomárselo con calma y seguir apostando, que del año 2015 no pasa. ¡Vaya haciendo juego, señores! Los banquillos son los que mejor aguantan las esperas.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También