Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Caspa washing

Rafael Servent

Whatsapp

Después de Deliciosa calma, el anuncio de Campofrío que se hizo viral en las redes mostrando a mujeres con una mirada algo más diversa de lo acostumbrado, el nuevo curso arranca con Realidad Real, una campaña de Multiópticas que, entre otros mensajes, pretende «el fin del 90-60-90» y «de los que se creen mejores que ellas». Bien. Pero. ¿‘Caspa washing’?

Greenwashing es un término inglés que describe aquellas acciones de marketing perpetradas por empresas que, conscientes de que lo ‘eco’ vende, le pegan a todo lo que suene a ‘verde’ para tratar de lavar su deteriorada imagen. Las súbitas apuestas por la diversidad y la complejidad de Campofrío y Multiópticas bien podrían estar encaminadas a lavar la costra de caspa que se ganaron a pulso sus equipos de marketing.

Porque proclamar «el fin, para siempre, de los que se creen mejores que ellas» se entiende mejor cuando miramos la que lió el anterior anuncio de Multiópticas, en el que un hombre con gafas entraba en un burdel (digan lo que digan, eso era un burdel) y escaneaba a todas las mujeres que había en él mientras una voz en off prometía: «ten la increíble sensación de estrenar todas las veces que quieras».

O porque ese anuncio de Campofrío que nos muestra la diversidad de la mujer, hablando relajadamente de cuestiones como la libertad para discrepar, elegir y ser, quizás no se entendería sin las campañas navideñas previas en las que Fofito y Chiquito de la Calzada apelaban a adherirse de forma acrítica a un supuesto orgullo (nacionalista español) por haber inventado la paella o tener más kilómetros de AVE que nadie.

Caen los copos de caspa mientras suena un villancico rasgado en una botella de anís. Está bien que alguien haya empezado a barrer. Aunque sea a la fuerza.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También