Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalanes yihadistas

Ya ha pasado una semana desde que Jorge Fernández Díaz, ministro español de Interior, vinculara de forma directa el yihadismo con el independentismo
Whatsapp

Esa portada del ABC. Esa que ayer abría con un titular abiertamente xenófobo, que decía que «El Parlamento catalán recibió con honores a 50 líderes islámicos en 2012». Como diciendo. Otra más. Ya ha pasado una semana desde que Jorge Fernández Díaz, ministro español de Interior, vinculara de forma directa el yihadismo con el independentismo (y, ya de paso, la fe islámica con el terrorismo) al denunciar lo que para él es la ‘malísima’ práctica de integrar en la sociedad catalana a la comunidad musulmana inmigrada.

En plena operación policial de los Mossos d’Esquadra contra una célula yihadista, el ministro Fernández Díaz, lejos de felicitar la actuación policial catalana, decidió que lo que tocaba era denunciar que la asociación Nous Catalans, vinculada a CDC, se dedica a hablar con miembros de la comunidad musulmana catalana para ‘adoctrinarlos’, y que muchos de ellos son unos yihadistas. Así, todo bien revuelto. Vía libre a la empanada. A los discursos xenófobos.

En cualquier sociedad mínimamente educada, un ministro del que los sindicatos policiales han denunciado que ha creado una policía secreta a su servicio, fuera de cualquier control externo, para investigar a ciudadanos (a catalanes independentistas) en busca de informaciones (reales, medio reales y también falsas) que les puedan destruir políticamente, debería responder por ello. Sus acciones y sus recientes (e irresponsables) palabras tendrían consecuencias políticas fulminantes. Pero no. Aquí nunca pasa nada. ¿Y la progresía, qué dice? Qué pregunta: ellos son ciudadanos del mundo. No están para pequeñeces aldeanas, por favor.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También