Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalunya: empieza la cuenta atrás

Una Catalunya pacífica y laboriosa tendrá que hacer frente a la división interna y a la lucha legal
Whatsapp

Con la convocatoria electoral empieza en Catalunya la cuenta atrás hacia las elecciones más importantes desde la transición democrática. Está claro que no son elecciones plebiscitarias porque su resultado no obligará a nada ni a nadie, sino que en todo caso, de ganar el independentismo, se abrirá un proceso hacia la independencia, con un futuro incierto.

La independencia tiene un fallo de origen, que tiene su base en ir contra España, como claramente manifestó Oriol Junqueras en sus declaraciones en TV3 el día de la convocatoria electoral. A Catalunya se le viste de todas las gracias, mientras que España es lo peor de lo peor, España es una aberración histórica. ¿Y Europa? El independentismo era partidario de Alexis Tsipras y el ‘no’ en el referéndum griego.

Son las tesis de fondo de Junts pel Sí, la coalición independentista formada por Convergència Democràtica y Esquerra meses después del 27 de septiembre. Esta candidatura no tiene programa, o mejor dicho, solo tiene un punto: alcanzar la independencia lo antes posible en plazo de meses. ¿Quién gobernará Catalunya en este interinato? Parece que una coalición, pero lo más probable es que como hasta ahora –en los últimos dos años– el gobernar brille por su ausencia.

En la declaración de independencia esta coalición CDC-ERC contará con los votos de la formación de extrema izquierda la CUP, un grupo asambleario, antieuropeísta, antiamericano, antimilitarista y a favor de la independencia de los Països Catalans, pero solo para la independencia. La CUP ha dicho que no investirá a Mas President de la Generalitat.

¿Y en el otro lado? Fuera del independentismo están Ciutadans, PSC-PSOE, Unió Democràtica, PP y la coalición entre Podemos e ICV, Catalunya, Sí que es pot, que tendrán un voto dividido y con un sistema electoral que favorece al independentismo, pues da a Barcelona menos peso, proporcionalmente, que a Girona, Lleida y Tarragona. ¿Podrán unirse estos cinco grupos? Es muy difícil, pero si tienen mayoría frenarán las declaraciones y propuestas independentistas, y en consecuencia la formación independentista quedará muy debilitada y no podrá llevar a cabo sus propuestas.

¿Qué pasará entonces a partir del 27-S? Primero. Si gana la candidatura Junts pel Sí por mayoría absoluta, asistiremos a un festival de proclamas, leyes y enredos jurídicos a los que responderá el gobierno central –sea el que fuera– con sentencias de los tribunales. El lío está servido, pues la Generalitat querrá tener legitimidad en los foros internacionales, y partirá de la base de una premisa jurídicamente inaceptable en el ordenamiento jurídico actual, que es que el Parlament de Catalunya es soberano, pero no lo es porque se enmarca en el contexto constitucional del Estado. Este será el caballo de batalla. Podrán seguirse manifestaciones, o incluso huelgas para hacer que Madrid acepte la soberanía del Parlament y las decisiones emanadas por este. España tiene una larga tradición de lucha contra el independentismo vasco –que incluso atacó con las armas– desde la legalidad emanada de las Cortes Generales.

Segundo. Si la lista unitaria Junts pel Sí no consigue ganar por mayoría absoluta, primero Artur Mas habrá fracasado al tener que dejar la presidencia de la Generalitat. En el Parlament actual CDC más ERC suman 71 diputados. Si la lista unitaria no consigue estos escaños, habrá que considerar que Mas y Junqueras habrán fracasado, pues en dos años y medio habrá disminuido el apoyo que el pueblo les otorgó en 2012.

Pero como las leyes independentistas podrán ser aprobadas con el apoyo de los ‘abertzales’ de la CUP, con un presidente que podrá ser o Junqueras o Raül Romeva –esperemos que no lo sea Carme Forcadell, tercera de la lista, porque no sabe gobernar–, también aquí el lío será grande. Los ciudadanos catalanes vivirán tiempos de zozobra, de demagogias y de enfrentamientos políticos con España y dentro de Catalunya.

En todo caso, pase lo que pase, el lío está servido a partir del 27-S, donde una Catalunya pacífica y laboriosa tendrá que hacer frente a una división interna fuerte y a una lucha legal constante con Madrid de futuro muy incierto para la causa independentista. ¿Para eso hemos vivido estos años de pasión, de sentimientos sublimes, de divisiones entre los ciudadanos, además de gastarse las instituciones públicas y privadas un dineral en todas estas controversias? El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona dijo que le preocupaba no conocer el programa económico del gobierno de la lista soberanista. ¡Es que no lo hay! porque esta lista es para alcanzar solo la independencia, no para arreglar la economía. Para Junts pel Sí es tiempo de política, no de economía.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También