Más de Opinion

Opinion El mirador

Cavar tumbas por no llevar mascarilla

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Cavar tumbas por no llevar mascarilla

Cavar tumbas por no llevar mascarilla

Si el pasado sábado trataba en este mismo espacio la idea de una provincia turca que imponía como ‘castigo’ a quien no llevara la preceptiva mascarilla por la calle la obligación de leer diez libros, hoy me veo obligado a hacerme eco de un sistema mucho más radical –no sé si más eficaz– para que los ciudadanos cumplan con la norma de taparse la nariz y la boca. Y es que las autoridades de la capital de Indonesia, Yakarta, han decidido que la mejor forma de que los incumplidores paguen su irresponsabilidad es que sientan la muerte cerca. Y tan cerca. Si hace unas semanas la pena por ir sin mascarilla por la calle consistía en obligarles a introducirse en ataúdes y pasar allí, bajo atenta vigilancia policial, cien segundos para que notaran el aliento de la parca, ahora las autoridades der aquella ciudad han decidido dar un paso más en esta curiosa campaña de concienciación y los que sean cazados sin mascarilla se verán obligados a realizar un trabajo comunitario de lo más inquietante: cavar tumbas durante ocho horas al día para los fallecidos por el coronavirus. Tal vez así, abriendo agujeros en la tierra para depositar los cadáveres de personas que posiblemente se contagiaron por no llevar la mascarilla, tomen buena nota y no reincidan. Qué quieren que les diga; yo prefiero lo de los libros.

Temas

Comentarios

Lea También