Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Ciudad de la Justicia, la eterna reclamación

Es intolerable que Tarragona sea la única capital catalana que siga sin un conplejo judicial adecuado

Diari de Tarragona

Whatsapp
La construcción de la Ciutat de la Justícia depende de la venta de la antigua prisión.

La construcción de la Ciutat de la Justícia depende de la venta de la antigua prisión.

Entre los múltiples agravios comparativos que padece Tarragona ocupa un lugar preeminente la Ciudad Judicial. Más bien dicho, la carencia de una Ciudad Judicial en las condiciones que exigen los tiempos actuales. Tarragona lleva años reclamando la construcción de un edificio que concentre y racionalice todos los juzgados de la ciudad. La última reclamación se produjo en el pleno municipal del pasado viernes. El Consistorio aprobó una moción presentada por el grupo socialista que insta a la Generalitat a priorizar la construcción del Fórum de la Justicia frente a otras inversiones del Departament de Justicia como el centro penitenciario abierto que actualmente funciona en la antigua cárcel de la avenida República Argentina. Mucho ha llovido desde que el año 1998 la por entonces consellera de Justícia Núria de Gispert anunciara que la ciudad judicial tarraconense «sería una realidad a partir de 1999». Nunca más se supo. Más bien todo lo contrario. Todos los consellers que han seguido en el cargo a Núria de Gispert han priorizado la certeza que la Ciudad Judicial de Tarragona no es viable por falta de presupuesto. Lo vinieron diciendo Germà Gordó, Carles Mundó y ahora Ester Capella, la titular vigente del departamento. El argumento vuelve a ser el mismo. Por añadidura los planes de la Generalitat para financiar el proyecto chocan de pleno con la moción que aprobó el viernes el Ayuntamiento de Tarragona. El Govern piensa pagar el nuevo complejo judicial con la venta de los terrenos de la antigua cárcel, pero para ello debe construir primero un centro abierto que cubra los servicios que ahora prestan las antiguas instalaciones carcelarias. Por una razón o por otra, Tarragona sigue sin Ciudad Judicial, mientras ve como el resto de capitales catalanes o ciudades importantes como Reus disfrutan de equipamientos equipados para las necesidades de la actividad judicial. Y lo que es peor, no se vislumbra el más mínimo resquicio a la esperanza de que el problema tenga solución en un plazo razonable. De juzgado de guardia.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También