Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Coches viejos y limpieza atmosférica

La limitación a los coches y furgonetas de más de veinte años castigará a los sectores sociales más castigados por la crisis.

Whatsapp

La Generalitat ha decidido pasar a la acción en materia de contaminación atmosférica y, de forma conjunta con la Diputación de Barcelona y una cuarentena de municipios del Área Metropolitana, han acordado una serie de medidas restrictivas del tráfico rodado que comenzarán a aplicarse a partir del 1 de diciembre de este mismo año.  No obstante, las restricciones más contundentes no surtirán efecto hasta el 1 de enero de 2019, fecha a partir de la cual quedará prohibido el acceso a todos los municipios firmantes del acuerdo de aquellos coches y furgonetas que tengan más de veinte años de antigüedad. La restricción afecta a los días laborables, pero estará vigente aunque los índices de contaminación no alcancen los límites de seguridad. La nueva norma es de importante calado, porque no sólo afectará a los vehículos del Área Metropolitana de Barcelona. Un cálculo estimativo arroja que la prohibición ambientalista vetará el acceso a Barcelona a más de 54.000 coches y 14.400 furgonetas maticulados en Tarragona. La medida, sin duda necesaria, deberá aplicarse con acciones complementarias. Muchos pequeños transportistas y vehículos de servicio público se verán obligados a renovar su flota. No todos los sectores coinciden en dar la crisis por superada. Quienes circulan con vehículos de más de veinte años de antigüedad no lo hace por gusto o por ganas de castigar a la capa de ozono. Lo hacen para sobrevivir y habrá que tenerlo en cuenta.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También