Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Combatir la pobreza... con recursos

Las medidas aprobadas en el Parlament para combatir la pobreza servirán de poco sin un nuevo sistema de financiación

Whatsapp

El Parlament de Catalunya celebró la semana pasada una sesión plenaria contra la desigualdad y la pobreza. Pese a lo complicado del momento político, hubo cierta convergencia entre todos los partidos para abordar el problema. Falta hace porque, según estadísticas oficiales, el 29,9% de la población de Catalunya es pobre, más de 510.000 personas están en paro y 101.000 familias subsisten sin ningún ingreso. En definitiva, la desigualdad se ha cronificado y el crecimiento de la economía no se ha traducido en una mejora de las condiciones de vida, según Cruz Roja y Cáritas. Las decisiones adoptadas por la cámara catalana han sido muchas y diversas, y van desde un plan de barrios al incremento del parque de viviendas sociales, a la lucha contra la pobreza energética, al refuerzo de las becas comedor, a la potenciación de la renta mínima de inserción, etc. Con la particularidad de que, como es ya habitual en este ámbito autonómico, no hay presupuesto para semejante gasto. Catalunya no pueden seguir gastando sin tener el control de sus propios ingresos. Es inaplazable una reforma a fondo que vincule lo gastado a lo recaudado, de forma que los políticos y los ciudadanos puedan establecer la relación entre los dos términos de un binomio indisociable. El deseable modelo federal debe vincular la capacidad recaudatoria a la capacidad de gasto, para que le gente interiorice que lo público es realmente de todos y no de nadie, como parece actualmente.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También