Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Comunicar

M.Victòria Bertran

Whatsapp

Existen. Viven entre nosotros. Todavía hoy podemos hallar a investigadores refugiados en su torre de marfil. Sí, en 2016, en la era de la comunicación y en plena efervescencia digital. Embelesados con el objeto de sus estudios y pagados de su despacho o laboratorio, olvidan el fin primordial de sus trabajos: la transmisión a la sociedad para contribuir a su mejora. Con casi pánico a los medios de comunicación –esos peligrosos entrometidos– y alergia a las redes sociales, ven una ofensa que se les requiera un lenguaje común y consideran que se rebajan al intentar que el populacho, pobre, comprenda en qué andan metidos. Fans de la máxima juanramoniana de «a la minoría, siempre», están ciegos y sordos a la evidencia de que la gente valoramos aquello que conocemos.

Este perfil aparece tanto en ciencias como en letras, donde es más chocante, y más ridículo. Explicar cómo actúa el inhibidor de una enzima se antoja en principio más complicado que relatar qué nos aporta el estudio de un fondo bibliográfico y por qué puede ser clave para entender nuestros días. El segundo caso compete a quien ya tiene en el lenguaje su herramienta de trabajo.

Es imposible que todos los científicos sean como Eudald Carbonell, y no puede haber un Eduard Punset en cada esquina, pero mucho hay que mejorar y es grave que esta comunicación siga siendo un déficit.

Si no sabes cómo contar a tu abuela, para que lo entienda, a qué te dedicas, tienes un problema. Da a conocer sin miedo tus investigaciones a la gente en su lenguaje, y hasta te será menos difícil que en ellas se inverta. Y, hablando de dinero, si además investigas a cuenta del erario, tu obligación es más evidente y mayor. Esfuérzate en explicarnos qué haces y para qué, hombre, que lo pagamos entre todos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También