Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Con las mismas promesas basta

Tarragona no precisa de nuevas promesas ni de nuevos proyectos urbanos. Basta con terminar los que llevamos años esperando
Whatsapp

Prometer es un verbo que adquiere especial protagonismo en época electoral. Todos los políticos vienen obligados a prometer cosas ante el electorado para captar votos. Sin embargo, la mayoría de promesas quedan incumplidas y acaban pasando factura al político que las comprometió. El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, habrá aprendido la lección. En su comparecencia del martes no se sacó de la manga ningún proyecto nuevo ni alumbró ninguna idea luminosa. Ballesteros volvió sobre sus propios pasos y reiteró su intención de terminar las obras pendientes de la ciudad desde tiempos de sus antecesores en el sillón municipal. Es de agradecer que se entierre la venta de humo y se sustituya por un ejercicio de realismo. Ahora bien, convendría establecer un orden de prioridades y concretar un calendario. Jaume I, la Savinosa, El Fortí de la Reina, el Fortí de Sant Jordi, el museo de la Química en el Banco de España, la Tabacalera, el Teatre Romà, la trama urbana que una de verdad los barrios de Llevant y de Ponent, y por encima de todo, el sueño más deseado de la Façana Marítima, porque efectivamente Tarragona no se entiende sin el mar, son un paquete más que suficiente para completar una agenda de realizaciones de un alcalde ambicioso. Es evidente que para alcanzar estos objetivos Tarragona precisa de establecer complicidades con la Administración del Estado y la Generalitat. Este será el gran reto en tiempos todavía de penurias.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También