Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Corredor: un año más sin doble vía

Resulta grotesta la incapacidad del Gobierno para resolver una disfunción tan flagrante del mapa ferroviario del país.

Whatsapp

El 2017 tampoco será el año del famoso tramo ferroviario de Vandellòs a Tarragona. Como se sabe, este pedazo del corredor mediterráneo ya figura en los anales de las comunicaciones ferroviarias de España, y también de Europa, por ser el único de su importancia en el que todavía los trenes circulan por vía única, como en el siglo XIX. La anterior ministra de Fomento, Ana Pastor, se comprometió a poner en servicio el anhelado trayecto en 2017. Pues bien, la primera visita del nuevo ministro del ramo, Íñigo de la Serna, ha sido para desmentir a su antecesora y anunciar que el Vandellòs-Tarragona estará para el 2018. Después de 35 años de reclamaciones para completar la doble vía, no vendrá de un año más, pero resulta francamente grotesta la incapacidad del Gobierno de España para resolver una disfunción tan flagrante del mapa ferroviario del país. El ministro ha aducido dificultades técnicas para cumplir la promesa de Ana Pastor. Suponemos que se refiere a las dudas que siguen abiertas en el Ministerio sobre el ancho de vía. En principio el tramo Vandellòs-Tarragona está proyectado con ancho ibérico, si bien el tipo de traviesas permitiría la transformación al ancho internacional cuando se decidiera. El desastre de planificación, las dudas sobre una decidida apuesta política por el eje mediterráneo y los permanentes cambios ministeriales, han convertido el Corredor en un patio de Monipodio que, como mínimo, se alargará un año más.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También