Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cosas que no se pueden votar

Ningún Parlamento puede abolir la ley de la gravedad ni abrogar impuestos

Enrique Arias Vega

Whatsapp

Algunos de los mantras más repetidos por los secesionistas de Cataluña y sus acólitos son: que el referéndum es un ejercicio de democracia y que todo es susceptible de ser votado.

Se trata, simplemente, de dos falacias.  Los referéndums (y los plebiscitos) han sido siempre una de las armas más preferidas por las dictaduras: deciden sobre qué votar, cuándo y cómo hacerlo, controlando su mecanismo, su escrutinio y su resultado.

Verde y con asas: no sólo sale lo que el dictador propone, sino que usa el sistema electoral para tratar de legitimar su alcance.

Cuando yo hice la mili, fui obligado con mis compañeros a votar en el referéndum franquista de 1966. Nos pasaron lista y nos metieron en un autobús hasta la puerta del colegio electoral. Como se trataba de un minúsculo pueblecito, el posterior pucherazo quedó evidenciado al publicarse unos resultados que no coincidían con lo que habíamos votado (por ejemplo, mi voto nulo, donde escribí la palabra libertad).

La otra falacia es que no se puede votar cualquier cosa. El ejemplo más evidente es que ni las Cortes en pleno podrían instaurar la pena de muerte, simplemente porque está prohibida por nuestra Constitución.

Dicho eso, ni mañana Calella puede separarse de Cataluña porque le dé la gana, ni Cangas de Onís decidir que quiere pertenecer a La Rioja, en vez de a Asturias.

En un orden menos prosaico, ningún Parlamento puede abolir la ley de la gravedad, por imposible, ni abrogar todo tipo de impuestos, por absurdo.

O sea, que se puede recurrir a cualquier clase de mantras, ya sean sentimentales, demagógicos o irracionales, pero eso no obsta para que, como atribuían al torero El Guerra, «lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible».  

Comentarios

Lea También