Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuando Reus marca el ritmo

Cuando se compite, orgullo aparte, no pasa nada por imitar lo bueno del rival
Whatsapp

Leo con admiración y cierto punto de envidia que Reus dará un paso más en su apuesta por el aparcamiento soterrado y el destierro del tráfico del centro de la ciudad: reconvertirá zonas azules en plazas de carga y descarga, a fin de ahuyentar a los vehículos y potenciar que el tráfico no llegue a penetrar en el núcleo, sino que directamente apueste por algún parking. Lo cual, por otro lado, le será ciertamente atractivo vistos los precios que gastan nuestros vecinos.

Hace algunas semanas la Cambra de Comerç sugirió que algo debía cambiar al respecto en Tarragona. Más allá de que su presidente, Albert Abelló, resultó convertirse poco después y por arte de magia en uno de los incontables alcaldables de CiU, la reflexión no deja de ser razonable.

El estudio de la Cambra venía a decir que, para ser competitiva, Tarragona debe mejorar su oferta de parkings subterráneos cerca del centro con más plazas y, sobre todo, mejores precios. Un carro al que, también por arte de magia, se subió horas después Alejandro Fernández, el alcaldable del PP. Y, por mucho que también su intención oculta sea electoralista, la idea me sigue pareciendo razonable.

Y puede que, como dice el gobierno municipal, la zona azul de Tarragona sea más barata que la de Reus y que con eso compensemos lo de los parkings subterráneos y vayamos tirando. Pero basta hablar con alguien neutral, alguien de Valls, Salou o Cambrils, por ejemplo, y preguntarle dónde le es más cómodo y agradable desplazarse a comprar. Cuando se compite, orgullo aparte, no pasa nada por imitar lo bueno del rival. Es lógico. Y sano.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También