Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

De Carmona a Carmena

Una cosa son las intenciones y otra los medios para ponerlas en marcha
Whatsapp

Los resultados de las elecciones municipales en Madrid han sido muy afinados. La fuerza más votada ha sido el Partido Popular (PP) con 21 concejales. Le siguen Ahora Madrid (coalición en la que se encuentran representados Podemos, Ganemos, Equo y exdirigentes de Izquierda Unida) con 20; el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) con 9 y Ciudadanos (C´s) con 7. La mayoría absoluta se sitúa justamente en 29 concejales. Aquí la matemática resulta sencilla: Ahora Madrid con PSOE suman exactamente 29, mientras que PP y C´s suman 28, les falta uno para la mayoría absoluta. Los miembros del PSOE han declarado “siendo esperanza Aguirre la candidata del PP, era imposible llegar a otro acuerdo que no fuera el de la suma de Ahora Madrid con el PSOE.

Carmona y Carmena, con sólo una vocal de diferencia, pero no así en sus respectivas ideologías políticas, han mantenido numerosos contactos en las dos últimas semanas. La gran petición de los socialistas, aceptada por Ahora Madrid, es que el Pleno municipal ejerza un mayor control de la alcaldía, con respecto al gran poder que tiene hasta hora la Junta de Gobierno. Es decir que el Pleno fiscalizará la capacidad ejecutiva de la alcaldía, como un auditor externo fortalecido, según manifestaciones de Carmona, nacido en el barrio de Malasaña, profesor de la Universidad CEU San Pablo y alférez del Ejército del Aire.

Los socialistas han formulado multitud de peticiones a Ahora Madrid, como el lanzamiento de un plan de choque contra la pobreza infantil antes de que termine el verano, un programa urgente de limpieza de la ciudad, construir al menos treinta guarderías o un plan de rehabilitación de viviendas, entre otras medidas.

Los cinco primeros objetivos de la jueza Carmena al frente del municipio definen bien el importante giro que quiere imprimir a la gestión de la ciudad. En primer lugar, la paralización de los desahucios; en segundo parar la privatización de los servicios públicos; en tercero garantizar los suministros básicos (luz y agua) a todos los hogares que no pueden pagarlos. El cuarto objetivo, para los cien primeros días de gestión, es el acceso a las prestaciones sanitarias municipales y el quinto, un plan urgente para la inserción laboral de jóvenes y parados de larga duración.

Sin duda alguna los cinco objetivos constituyen medio decálogo de muy buenas intenciones. Pero una cosa son las intenciones y otra muy distinta los medios para ponerlas en marcha. Pero con independencia de todo ello, los problemas pueden venir de otro lado. El principal problema en Ahora Madrid es interno, toda vez que confluirán personas de distintas sensibilidades y sin experiencia alguna en gestión asociativa.

De otra parte Carmona ha declarado eufóricamente “soy garantía de moderación y no permitiré errores”. Y todo ello sin entrar en el gobierno municipal me parece bastante complicado. Y a mayor abundamiento, el PSOE en las grandes ciudades tiene un problema importante. Ha obtenido un dieciséis por ciento en Madrid, un catorce en Valencia, un doce en Bilbao y un nueve por ciento en Barcelona. Pero en Barcelona resulta, si cabe, bastante más complicado el cartapacio. Lo analizaremos y reflexionaremos en una próxima ocasión.

 

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También