Opinión El mirador

De los cafés a los PCR pendientes

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
De los cafés a los PCR pendientes

De los cafés a los PCR pendientes

¿Se acuerdan del café pendiente, aquella práctica que se puso de moda en los peores años de la crisis de 2008 y que consiste en pagar dos tazas de café, una para uno mismo y otra para el que llegue después con los bolsillos vacíos? Sí, una buena iniciativa solidaria que, por cierto, quizá sería momento de retomar.

Bien, en Nápoles lo han hecho. Bueno, en realidad la han llevado un poco más allá, adaptándola a los tiempos de coronavirus. Así, del café han pasado a los test para detectar la Covid. Lo hacen en la iglesia de San Severo Fuori Le Mura, donde una asociación local ofrece a los residentes de la zona realizar gratis una prueba rápida del virus, previamente pagada por un conciudadano anónimo. Cada prueba, que cuesta 18 euros, es realizada dentro de la iglesia por un equipo de tres médicos y dos enfermeras. Ese dinero se utiliza para pagar el equipo médico, así como las pruebas por saliva superrápidas, que obtienen el resultado en pocos minutos.

En dos semanas se han realizado pruebas a 1.000 personas, 300 de las cuales se beneficiaron de la generosidad de sus vecinos. «Es un deber cívico y moral», dice un joven que acaba de hacerse una prueba y dejar pagada otra. Sí, y es además una forma de contribuir a evitar la proliferación de los contagios. Un método inteligente de hacerlo; la solidaridad siempre lo es.

Temas

Comentarios

Lea También