Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

De mayorías absolutas

Cada casa es un mundo y cada municipio también
Whatsapp

Cada casa es un mundo y cada municipio también. Por eso resulta tan apasionante cubrir la noche electoral de unas municipales. Victorias arrasadoras, mayorías absolutas que se pierden finalmente por uno o dos votos, primeros puestos reñidos, derrotas inapelables... y es que a pesar de las encuestas y las quinielas, siempre hay sorpresas mayúsculas. Como se acostumbra a decir, en unas municipales se vota al partido pero también, o sobretodo, a la persona. Y si no, que se lo digan a Ada Colau. Por eso la lógica de la dinámica política se diluye entre los entresijos de cada pueblo o ciudad, de sus candidatos y de los ciudadanos que los van a votar.

De los 52 pueblos de las Terres de l’Ebre, hasta 37 no tienen que estar pendientes de posibles pactos porque los ganadores disfrutarán de mayoría absoluta el próximo mandato. Sin duda la noche electoral fue aburrida en Freginals o Miravet, donde se presentó una sola lista y ya sabían quien sería su alcalde de antemano. En otros municipios, como Alcanar o la Sénia, se premió a los partidos que habían gobernado en minoría y con dificultades estos últimos cuatro años. Un caso curioso es el de Amposta, donde parece que no le gustan los gobiernos de coalición y reparten mayorías absolutas sin rubor, 28 años para CiU y ahora para Esquerra. Pero que los vencedores vayan con cuidado, porque la mayoría absoluta es una arma de doble filo. Permite gobernar con comodidad y sin tener que llegar a acuerdos, pero sus depositarios corren el peligro de caer en la autocomplacencia y no escuchar. Yperderla de aquí a cuatro años.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También