Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

De radares y controles

El Servei Català del Trànsit está instalando un nuevo radar por tramos en las Terres de l\'Ebre, en este caso en la autopista AP7, entre Ulldecona y Amposta
Whatsapp

El Servei Català del Trànsit está instalando un nuevo radar por tramos en las Terres de l’Ebre, en este caso en la autopista AP7, entre Ulldecona y Amposta en sentido norte, que entrará en servicio próximamente. Se ubica en el punto de entrada de esta vía de pago a Catalunya desde la Comunidad Valenciana; un amplio tramo de cerca de 20 kilómetros donde no existe ningún punto de parada o área de descanso (los más cercanos están en Benicarló o L’Aldea) y que acumula en los últimos años diversos accidentes, algunos de ellos por somnolencia o distracción de los conductores. Los que ya están en funcionamiento desde hace cerca de un año son los radares por tramo en la N-340 entre Amposta y Sant Carles de la Ràpita, en los dos sentidos de la marcha. Entiendo que la eficacia de la medida ha tenido que ser estudiada por expertos antes de aplicarla, pero a mi juicio, el problema de este tramo de la N-340 no es precisamente la velocidad que puedan alcanzar los vehículos. En todas las Terres de l’Ebre, la N-340 soporta un intenso tráfico de camiones que impide circular a gran velocidad al resto de vehículos. El gran problema se da cuando los que son impacientes al volante tratan de adelantar.

Mientras no haya vías alternativas o se apliquen medidas correctoras, como el desvío de los vehículos de gran tonelaje por la autopista, los usuarios de la N-340 tienen que entender que lo máximo a los que podrán circular son unos 80 kilómetros por hora. Ysi uno se topa con un, dos o tres camiones delante, pues a tomar paciencia. Vale más llegar tarde que no llegar al destino.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También