Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Debate sereno entre catalanes

Tan respetables como las tesis independentistas lo son las que propugnan la búsqueda de fórmulas que permitan reconducir la actual estructura del Estado

Diari de Tarragona

Whatsapp

El grupo municipal del PSC presentará en el próximo pleno municipal del Ayuntamiento de Tarragona una moción en la que se expresa la oposición a la celebración «de un referéndum ilegal de independencia de Catalunya». La iniciativa responde a los criterios impulsados por la dirección del partido, con Miquel Iceta a la cabeza, de pasar a la acción contra las tesis secesionistas y salir en defensa activa de los postulados federalistas que propugnan una reforma pactada de la Constitución y una reformulación del modelo autonómico de España. El paso adelante dado por el PSC es una novedad importante en el momento político que vive Catalunya. Hasta ahora, la única respuesta movilizada que ha recibido el independentismo ha venido mayoritariamente del resto de España y, en gran parte de las ocasiones se ha realizado con argumentos amenazantes cuando no vejatorios. Los no independentistas catalanes han mantenido posturas no beligerantes o muy tibias frente a la rotunda movilización de los independentistas que desde la famosa manifestación del Estatut recortado por el Constitucional se han hecho con el puente de mando de la política catalana. Se echa de menos una respuesta razonada, con argumentación sólida, que se base en cifras fiables y en análisis sociológicos que den respuesta desde la reflexión y el sano juicio a las pasiones desatadas y muchas veces encendidas con grave irresponsabilidad por parte de algunos medios de comunicación de Madrid. Tan respetables como las tesis independentistas lo son las que propugnan la búsqueda de fórmulas que permitan reconducir la actual estructura del Estado español. No debería suceder, pues, que la movilización de los antiindependentistas genere reacciones de hostilidad como si se tratara de traidores a la patria. Es bueno que el debate se centre en el tablero de Catalunya. No lo es, como se ha visto hasta ahora, que desde Catalunya sólo se oigan voces independentistas i que los vituperios procedan todos del resto de España. El debate sereno en familia será una buena terapia en estas horas.

 

Temas

Comentarios

Lea También