Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Deber moral'

M.Victòria Bertran

Whatsapp

Los combates en Alepo ha motivado otro éxodo hacia la frontera turca. Al otro lado malviven ya más de dos millones y medio de sirios. Es la cifra oficial. La real se desconoce, al igual que el paradero de los 10.000 menores. «No todos son sometidos a explotación criminal», ha dicho la Europol.

Las conversaciones de paz están congeladas hasta el 25 de febrero a la espera de un alto el fuego que nadie ve posible antes de esa fecha.

La conferencia de donantes se comprometió hace días a destinar más de 10.000 millones. No hay manías a la hora de lanzar cifras: ¿quién va a acordarse? ¿Se acuerda alguien de los 14.931 refugiados que España dijo en septiembre que recibiría? Llegaron solo una veintena.

Riad ha avisado de que está dispuesto a participar en una operación terrestre en el país, en un intento de recuperar protagonismo y contrarrestar los logros diplomáticos de Irán. Al escenario complejo de por sí se añaden los intereses particulares de cada uno, que busca bloquear en el tablero a su propio enemigo: Arabia a Irán y viceversa, EEUU a Rusia y viceversa, y Turquía a los kurdos.

Las desgracias que hemos visto están a punto de una nueva vuelta de tuerca.

Los ministros europeos insisten a Ankara que tiene el «deber moral» de acoger a los refugiados. Mientras, las 28 voces de la UE en política exterior son a la vez causa y excusa de su inacción conjunta.

Lo único seguro es el sufrimiento de la población siria, y que las consecuencias de su drama no se diluirán en el Mediterráneo. Llegarán a la puerta de casa –sí, la nuestra– directa o indirectamente. Y, como un cuerpo que retornan las aguas, más pútrido a cada día que pase.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También