Más de Opinión

Opinión Al margen

Decir tonterías

Hemos pasado el bochorno de escuchar decir a un diputado de Vox: «que se caliente un poquito el planeta evitará muertes por frío»

PEDRO VILLALAR

Whatsapp

La sociedad civil, que paga con sus impuestos la superestructura política, no puede influir en la elaboración de las listas electorales (tales listas son cerradas y bloqueadas, y las confeccionan los partidos políticos), pero tiene el derecho a que quienes figuran en la oferta de representantes cumplan unos mínimos de aptitud para el cargo. Sean gente despierta, consciente de sus capacidades y limitaciones, con ganas de trabajar, espíritu de servicio y unas nociones de cómo tendrán que realizar su cometido.

Digo esto porque los electores hemos pasado el bochorno de escuchar a un diputado de Vox en el Parlamento, Francisco José Contreras, en la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso, que explicaba que si la temperatura de la tierra subiera 2,6 grados en el siglo no solo no pasaría nada sino que con este calorcillo dejarían de morirse de frío algunas personas. Y para apoyar la sandez, citó una revista científica.

No voy a contradecir tan monumental estupidez por razones obvias. Se puede ser negacionista del cambio climático con argumentos mucho más sólidos que hasta siembran dudas a veces. Pero lo que no es admisible es que se digan tonterías en las cámaras de la soberanía popular.

Es seguro que una parte de los cuadros de la propia Vox se ha sonrojado al escuchar este argumento descabellado que desacredita irremisiblemente no sólo el propio cometido del parlamentario sino la organización que lo ha designado para representarla.

Temas

Comentarios

Lea También