Más de Opinión

Dejen en paz a la justicia

El ministro se ha caracterizado en los últimos días por emitir opiniones impertinentes en quien ocupa una posición tan delicada

Whatsapp

El poder judicial está brillando en la batalla contra la corrupción, frente una decadencia ética en que aparecieron con gravísimas responsabilidades los partidos políticos y las organizaciones sociales. Jueces y fiscales han tenido que soportar presiones de todas clases, que han resistido en casi todos los casos con gran dignidad. Por eso resulta ahora inquietante la aparición de algunas injerencias que, como mínimo, son impertinentes. En concreto, ha sido desazonante que, tras un inexplicado relevo al frente de la fiscalía general del Estado, el nuevo titular, José Manuel Maza, haya propuesto la sustitución del fiscal jefe de Murcia, Manuel López Bernal, quien había acordado la polémica investigación judicial del presidente de la comunidad autónoma, Pedro Antonio Sánchez. Es, además, muy grave que mientras se produce este cambio el ministro de Justicia ratifique su propuesta de modificar el enjuiciamiento criminal para que sean los fiscales y nos los jueces quienes instruyan los procesos. ¿Acaso se pretende llevar la discrecionalidad de que hoy goza la fiscalía en sus nombramientos también al terreno de quién ha de ser investigado y quién no? Rafael Catalá se ha caracterizado en los últimos días por emitir opiniones impertinentes en quien ocupa una posición tan delicada. De momento, los grandes procesos sobre la corrupción siguen su marcha. Tendremos que estar todos vigilantes para que los jueces no encuentren nuevos obstáculos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También