Más de Opinión

Opinión Química

Del laboratorio a la sociedad

La tecnología química aporta soluciones a ámbitos tan diversos como el cambio climático, la medicina, la agricultura, la alimentación, la cosmética, los polímeros sostenibles y reciclables...

RICARD GARCIA-VALLS

Whatsapp
Ricard Garcia-Valls, director de la Unidad de Tecnología Química del centro tecnológico Eurecat

Ricard Garcia-Valls, director de la Unidad de Tecnología Química del centro tecnológico Eurecat

La tecnología química aporta soluciones a ámbitos tan diversos como el cambio climático, la medicina, la agricultura, la alimentación, la cosmética, los polímeros sostenibles y reciclables, la energía, la transformación de la industria química a química verde, así como a otros muchos campos en los que residen los principales retos actuales de la humanidad.

Para dar respuesta a estas necesidades, no es suficiente con tener la mejor ciencia, por otro lado, imprescindible, hace falta una perfecta combinación de ciencia, tecnología e industria, y además un lenguaje entendible entre estas partes. Para ello, el equipo de la Unidad de Tecnología Química del centro tecnológico Eurecat trabaja en proyectos donde se desarrollan e implementan soluciones tecnológicas con aplicación comercial, en sinergia con la URV y la Industria local e internacional y con una visión multidisciplinar. 

En el ámbito de la química verde, el principal reto reside en llevar a cabo los procesos a partir de recursos renovables y de forma segura y limpia, un desafío que abordamos a partir de CO2 capturado de emisiones industriales, agua y luz solar. 

La tecnología química, por ejemplo, nos permite avanzar en la producción de propileno renovable a partir de CO2 e H2-verde producido por electrólisis de agua con energía solar, dentro de la estratégica y ya conocida iniciativa de la Vall d’Hidrogen de Catalunya

Desde la innovación y la investigación, las tecnologías químicas aportan nuevas soluciones usando tecnologías de encapsulación para aplicaciones en farmacia, cosmetéutica, nutracéutica y alimentación, así como para uso agrícola y detergencia.

También en el ámbito de la sostenibilidad la química trabaja para reducir los niveles de residuos poliméricos en el medioambiente, empleando diferentes estrategias como el reciclaje de plásticos y el diseño de nuevos termoestables reciclables y reprocesables. 

En cuanto a la captación de CO2 atmosférico, desde la tecnología trabajamos en la industrialización de un dispositivo de captura y que permite la producción de energía reciclando el CO2 en un proceso de fotosíntesis artificial.

Se está trabajando también en la reducción de la emisión de gas invernadero y el uso de combustibles fósiles, en proyectos europeos, desarrollando catalizadores innovadores que permiten transformar gases usados para quemar en commodities e hidrógeno. 

En el ámbito médico, las tecnologías químicas permiten desarrollar resinas biocompatibles para impresión 3D, con aplicaciones como la fabricación de STENT cardiovasculares biodegradables, unos implantes que permiten solucionar problemas de circulación sanguínea.

También se desarrollan y se van a comercializar nuevos sensores de compuestos oxidables, como alcohol, virus o bacterias, para dispositivos médicos, mediante la unión de la tecnología electroquímica y la inteligencia artificial.

Incluso, la tecnología química se une a las redes sociales en forma de plataforma ciudadana para la monitorización de episodios de olores mediante el producto Nasapp, que en tiempo real y mediante participación ciudadana, convierte información subjetiva en objetiva mediante la modelización de corrientes de viento.

Hay que combinar ciencia, tecnología e industria con un lenguaje entendible

Finalmente, todo ese desarrollo científico y tecnológico no puede llegar a ser un beneficio social sin el paso previo por un laboratorio de planta piloto que catalice el desarrollo y validación de procesos químicos desde escala de laboratorio a escala precomercial para su posterior implantación en el proceso productivo industrial.

En resumen, la innovación en tecnologías químicas centra su investigación y trabajo en ayudar a toda la sociedad con nuevos productos y tecnologías que pone a su alcance, dando el salto desde el laboratorio y haciéndolo de una forma ordenada y estratégica basada en una visión para el bien común.

Temas

Comentarios

Lea También