Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Depender de la CUP

Whatsapp

El cabeza de lista de la CUP por Tarragona y diputado electo, Sergi Saladie, ha ratificado en declaraciones al Diari que su formación exigirá la retirada del proyecto de Barcelona World como condición para apoyar la formación de un gobierno de Junts pel Sí. De hecho, esta exigencia no debe causar ninguna sorpresa. El veto a BCN World está recogido en el programa político de la CUP y, durante la campaña electoral, este punto programático salió con reiteración en los debates. Sobre la CUP se podrá verter todo tipo de críticas, pero nadie puede negar que mantienen su coherencia hasta las últimas consecuencias. Tanto es así que su participación en el juego democrático es poco menos que inviable. La CUP es un conjunto político de máximos: o todo o nada. Si Artur Mas y sus socios de la candidatura Junts pel Sí gastan sus esfuerzos en lograr el apoyo de la CUP están abocados a una acción de gobierno inviable o tan contradictoria con los ideales convergentes que conducirán al aniquilamiento definitivo del partido que fundara Jordi Pujol. Artur Mas se ha metido en un patatal del que sólo puede salir renunciando a presidir la Generalitat o replanteando la hoja de ruta del proceso soberanista. Las elecciones generales pueden abrir nuevas perspectivas en la búsqueda de un acuerdo entre Catalunya y el Estado, pero el embrollo ya es tan grande en la parte catalana que se hace difícil vislumbrar escenarios de diálogo.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También