Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Descarrilamientos que se podrían evitar

Es inexplicable que conociendo los peligros que la falta de inversión puede comportar, Adif no haya subsanado las carencias

Whatsapp

Probablemente uno delos temas que más ha dado que hablar el último año en la provincia han sido los trenes, especialmente por la caótica situación vivida por las líneas de cercanías de pasajeros, con retrasos continuos desde hace tiempo, que se agravaron con la avería registrada a pocos metros de la estación de Mont-roig el 7 de junio cuando un cable del sistema de electrificación cayó sobre la catenaria originando incendios que inutilizaron los sistemas de gestión de tráfico y comunicaciones.

Los continuos incidentes han sido motivo de protestas e incluso de que la Generalitat presentara un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional por el incumplimiento del plan de inversión en Rodalies. Pero la falta de mantenimiento no afecta sólo a las vías de trenes de pasajeros, también a las de mercancías. Prueba de ello es que en dos años y medio se han producido trece descarrilamientos. La situación es conocida por Fomento, que a raíz de un accidente ocurrido en noviembre de 2014 con un convoy cargado con óxido de propileno ordenó un informe en el que directamente se apuntaba al mal estado de las vías. Pese a ello, las actuaciones han sido mínimas y desde entonces han tenido lugar seis descarrilamientos.

Es inexplicable que conociendo los peligros que la falta de inversión puede comportar en una línea que discurre junto a núcleos poblados y campings, Adif no haya subsanado las carencias. ¿A qué espera el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias?

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También