Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Descentrados, quizá

Para plagiar el sistema británico, la primera dificultad es que no somos británicos
Whatsapp

Cuando no salen las cuentas nadie puede estar en sus cabales. Le estamos dando muchas vueltas a todo sin movernos del mismo sitio, pero ya es hora, antes de que llegue la hora de votar, para preguntarnos si tantas idas y venidas, tantas vueltas y revueltas, son de alguna utilidad.

Hace una buena temporada que el intermitente vigía Rafael Sánchez Ferlosio, aquejado de lucidez, nos lo advirtió a todos: «Vendrán más años malos y nos harán más ciegos».

No puede negarse que exista el centro, pero es necesario conocer el diámetro de la circunferencia para establecerlo. Ahora, después del triunfo del laborismo británico, muchos hablan de la necesidad de girar, que es el mejor sistema de quedarse parados, y especulan con la llamada ‘tercera vía’, una vez comprobada que las demás se han quedado en la vía muerta de las ilusiones imposibles. ¿Qué podemos hacer los que quizá estemos un poco descentrados? Imitar los modelos foráneos no garantiza su buen resultado y para plagiar el ahora triunfante sistema británico, la primera dificultad es que no somos británicos. Aquí lo que más nos gusta es marear la perdiz, sin darnos cuenta de que la perdiz somos nosotros y que no podemos ser felices comiéndonosla en pleno vuelo. Esa ave gallinera no está diseñada para travesías que no terminen en la cazuela.

Quizá estemos algo descentrados porque la lluvia de papeletas se ha convertido en un verdadero chaparrón, pero tampoco está claro eso de que la virtud acampe siempre en el centro. A veces no está en ninguna parte, o se encuentra a distancia de nuestras pecadoras manos. Yo, por ejemplo, que soy la persona que tengo más a mano, no sé a qué atenerme, salvo a las circunstancias. Tengo amigos queridísimos (perdón por la tautología) que discrepan absolutamente y todos llevan razón. ¿Cómo no ser conservador? Y ¿cómo seguir siéndolo para perpetuar el desastre? Si alguien tiene la solución, le ruego que me la comunique.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También