Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion editorial

Desgobierno por partida doble

La falta de presupuestos ya está provocando una caída del 94% de las contrataciones en Catalunya

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El PSOE acelera los contactos para intentar salvar la investidura. EFE

El PSOE acelera los contactos para intentar salvar la investidura. EFE

En Estados Unidos, donde existe una larga tradición democrática que permite ser inmisericorde con los gobiernos, se recuerda a menudo un apagón que dejó fuera de servicio todo el sistema informático de la Administración durante varias horas. Pues bien, durante el corto espacio de tiempo que los tentáculos gubernamentales no pudieron actuar se dispararon al alza todos los  indicadores económicos del país. Con similar socarronería se ha invocado ahora en España, y doblemente en Catalunya, el hecho de que los organismos internacionales han revisado al alza las previsiones de crecimiento económico de España, donde por demás, el caso de Catalunya sigue experimentando crecimientos por encima de la media. Ante tales análisis es tentador deducir que nos sobran los gobiernos. La sociedad civil se basta para hacer funcionar el país de forma espléndida sin necesidad de ninguna intervención política. Lamentablemente esta lectura de la realidad está muy desviada. Es posible que por la inercia y por los automatismos de la administración, la economía de un país sólido pueda funcionar correctamente durante un espacio de tiempo. Pero llegará un día en el que la inercia deje de funcionar y entonces el frenazo económico puede tener consecuencias devastadoras. Por ello debe causarnos una enorme alarma y preocupación que este país siga instalado en la parálisis gubernamental. En el caso de Catalunya por partida doble. No hay presupuestos generales del Estado y no hay presupuestos de la Generalitat desde el 2017. La Cambra de Contractistes de Catalunya ha alertado de un descenso del 94% en las licitadiones del segundo trimestre. Los síntomas de la pérdida de inercia comienzan a ser agobiantes. O nuestros políticos se ponen las pilas o el país se va al garete. Urge la formación de Gobierno en Madrid y urge un presupuesto en Barcelona o la convocatoria de elecciones para que tome las riendas un Ejecutivo dispuesto a remar en la dirección que permita recuperar la confianza empresarial y la buena marcha general de la economía.

Temas

Comentarios

Lea También