‘Deus ex machina’

Estas últimas semanas nos ha deleitado con su obra: ‘Las Ordenanzas’ (...) Y aún queda una nueva obra en este inicio de temporada: ‘Los Presupuestos’. La ciudadanía de Tarragona puede ir comprando las entradas. Pasen y vean

TONI CARMONA

Whatsapp
TONI CARMONA, Portavoz de Podemos Tarragona

TONI CARMONA, Portavoz de Podemos Tarragona

En Tarragona y en la antigua Tárraco siempre ha existido buen teatro. Desde su antigua ubicación en la Part Baixa hasta su nueva ubicación en Rambla Vella, el teatro ha estado presente en la vida cuotidiana de la ciudad.

Muchas de las obras que se ofertaban y se ofertan son tragicomedias que despiertan todo tipo de sentimientos en la audiencia. Los giros inesperados, las tramas complejas o los finales inciertos se muestran ante el deleite del respetable. Un tipo de final de obra es el conocido como Deus Ex Machina. Este tipo de final era usado en el teatro para finalizar la obra de forma rápida y sin una explicación muy compleja. En concreto, una deidad (Deux) montada en una grúa (machina) aparecía en el escenario y resolvía el problema principal. 

A día de hoy, Deus ex Machina se usa poco, se cataloga como simplón. Pocas obras de teatro apuestan por ese tipo de final. Es raro ir al Teatre Tarragona y encontrarte una función que acabe así. Sin embargo, parece que hay nuevos espacios en la ciudad donde todavía apuestan por Deus ex Machina.

A menos de 500 metros del Teatre hay un nuevo espacio alternativo donde se puede disfrutar del teatro. Me refiero a la Plaça de la Font número 1, el Ayuntamiento. Desde 2019 la política municipal tarraconense nos está deleitando con obras llenas de drama, amistades peligrosas, traiciones y giros inesperados. Si algo hay que reconocer al gobierno liderado por ERC es su pasión por la dramática. Estas últimas semanas nos ha deleitado con su obra: ‘Las Ordenanzas’. Ésta obra prometía desde un principio. El contexto era excelente. Tras dos años de un gobierno de estabilidad y prosperidad, el emperador decidió cambiar a su leal aliada para unirse a las tropas mercenarias que le habían ayudado en sus primeros dos años de gobierno. El objetivo era demostrar que él era el única que decidía el futuro de sus tierras y que no dependía de nadie. Por otro lado, fuerzas oscuras planeaban derrocar su reino, uniéndose en alianzas extrañas. Las antigua aliada del emperador, aun siendo humillada por éste, propuso al poderoso que aplicara 70 medidas que mejoraran la vida del pueblo, así tendría su apoyo. Sin embargo, el emperador hizo caso omiso y decidió condenar a la ciudadanía en sus ordenanzas con subidas de taxas e impuestos desorbitados, sin explicar en qué mejoraría el día a día y clamando que si no se pagaban la ciudad sería destruida. Ante ello, la desterrada oposición y la aliada decidieron parar el desastre y evitaron tales medidas injustificadas. Pero, finalmente, Deus Ex Machina, todo se solucionó y el emperador sacó adelante las ordenanzas.

¿Qué? ¿No concuerda algo en la historia? Pues tenéis razón. Si ERC pensaba que una divinidad subida a un armatoste solucionaría sus problemas, es que han visto mucho teatro. Teatro del malo. El otro día el Pleno fue un ejemplo. Todo el Gobierno de la ciudad en bloque salió a criticar a la oposición la decadencia de no haber logrado apoyos, pero ¿quién gobierna? ¿no eran ellos?

En fin, aún queda una nueva obra en este inicio de temporada: ‘Los Presupuestos’. La ciudadanía de Tarragona puede ir comprando las entradas. Pasen y vean.

Temas

  • El artículo
  • Deus Ex Machina

Comentarios

Lea También