Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Día de reflexión

Antoni Coll

Whatsapp

Ayer hubo cientos de miles de personas en la manifestación de Barcelona contra la independencia. La puesta en escena de la declaración final fue lamentable: texto farragoso y lectores desafortunados; pero antes hubo las intervenciones de dos personas con asombrosa capacidad oratoria: Vargas Llosa y Josep Borrell.

A estas alturas es difícil que una marcha así a favor de la permanencia de Catalunya en España sirva para que el Govern replantee su decisión de declarar la independencia mañana. Puigdemont está a punto de culminar el sueño de su vida, y si tuviera alguna duda ahí están vigilantes la CUP, la ANC y Òmnium.

La marcha de empresas, que este lunes puede ser en estampida, debería llamar a la reflexión; pero quien está convencido de reparar una afrenta de 300 años no se rendirá. Sabe que si hay DUI no necesita un plan para gobernar, sino que la autonomía será intervenida y podrá seguir culpando al Estado.

Temas

Comentarios

Lea También