Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dividir la CUP

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Como alumno que suspende en junio, Puigdemont se presentará de nuevo en septiembre. El problema político es la soledad. La de Rajoy, que no puede pactar con nadie, y la de ‘Junts pel Sí’, que solo puede pactar con la CUP.

En septiembre volveremos a presenciar una película muy vista: el ‘pressing CUP’ para que apoye la moción de confianza. Otra vez asistiremos a la estrategia de responsabilizar a este grupo de la supervivencia o fracaso del ‘procés’, y a las asambleas cupaires.

La única esperanza de Puigdemont es que consiga dividir a la CUP, del mismo modo que Artur Mas logró dividir al PSC, Iniciativa y Unió.

Mientras tanto, el país sigue a la deriva. La única novedad será que el enemigo exterior, tan querido a todo nacionalista, será doble: Madrid y la CUP. Sin presupuesto, las ‘Estructures d’Estat’ deberán esperar. La tensión tendrá un aliado: el ‘general verano’ llegará en auxilio.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También