Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Donde las dan las toman

La práctica de devolver a inmigrantes tras pisar suelo español será legalizada
Whatsapp

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, sigue liderando el ranking de meteduras de pata entre los miembros del Gobierno. Famosa fue su intervención radiofónica, anticipando que en pocas horas la Policía francesa iba a detener a un terrorista de ETA que estaba en ‘busca y captura’. Ahora, mientras la Sala Penal del Supremo le ha pedido respeto a las decisiones judiciales, el titular de Interior continúa recibiendo direcciones a donde reenviar, antes de devolverlos en caliente a Marruecos, a inmigrantes que cruzan ilegalmente las vallas de Ceuta y Melilla, como él mismo pidió en otra desafortunada intervención. Ya no podrá volver a quejarse.

Al consejo de la parroquia de San Carlos Borromeo en Madrid le faltó tiempo para atender la petición ministerial, formulada como réplica a las críticas que lanzaron diversas instituciones nacionales y europeas, la Iglesia católica y más de un centenar de ONG, ante esas devoluciones.

A modo de propuesta ocurrente, Fernández Díaz indicó que si le facilitaban «una dirección», donde esa pobre gente tuviera manutención y trabajo, los enviaba para allá. Si es así «les aseguro que los enviamos», repitió para que no quedara rastro de duda.

Ni corto, ni perezoso, ese consejo parroquial, que trabaja en el barrio madrileño de Entrevías, respondió al ministro a través de un correo electrónico que decía así: «Queremos informarle que aquí tiene una dirección donde estamos dispuestos a acoger a aquellos ciudadanos que son susceptibles de ser devueltos ilegalmente a través de las fronteras de Ceuta o Melilla. La dirección es C/ Peironcely, nº 2 (28053 Madrid)». De momento, no han obtenido respuesta, aunque al Ministerio del Interior siguen llegando nuevas direcciones.

En todo caso, la práctica de devolver a inmigrantes de cualquier país a Marruecos tras haber pisado suelo español, está a punto de ser legalizada por la nueva Ley de Seguridad Ciudadana. De ese modo, se intenta poner punto final al debate sobre esa práctica inhumana. Pero, la incontinencia de Fernández Díaz perjudica al barco del Gobierno, que ya hace aguas. Tras las renuncias de Gallardón y Mato, y la marcha del fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, al quedar en entredicho su autonomía, hasta la prudente vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha permitido un desliz.

Calificó de «incomprensibles» las discrepancias manifestadas por distintas secciones de la Audiencia Nacional sobre el cómputo de las condenas impuestas a etarras por otro país de la Unión Europea y un tribunal español. Pero, no fue un resbalón de la también llamada ‘jefa de los sorayos’, que mide sus palabras al milímetro. Esta vez, necesitaba dar ánimos a los que desde la derecha/derecha, están tentados de no repetir voto PP «por su tibieza». De tibieza, nada de nada. Caña contra la Audiencia Nacional.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También