Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

El Arqueológico, en Tarragona: ¿hay dudas?

El museu «nacional» de la especialidad debe estar en Tarragona. De lo contrario será un equipamiento secundario

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El alcalde Ricomà ha tenido que dar su primera batalla en defensa de Tarragona.

El alcalde Ricomà ha tenido que dar su primera batalla en defensa de Tarragona.

Gato escaldado del agua caliente huye. Y el pasado miércoles la consellera de Cultura de la Generalitat, Mariàngela Vilallonga, arrojó un caldero hirviendo sobre la escarmentada Tarragona. Efectivamente, la titular del departamento que entró en sustitución de Laura Borràs, anunciaba en la Comisión de Cultura del Parlament su intención de recuperar el Pla Nacional de Museus de 2008 diseñado por el entonces conseller Joan Manuel Tresserras. Este macropoyecto contempla unificar el Museu d’Arqueologia de Catalunya del Parc de Montjuïc y el Museu d’Història de Catalunya en un único equipamiento que se sumaría a la Explanada de los Museus integrada por cuanto museos nacionales. El anuncio de las intenciones de la consellera en sede parlamentaria han disparado todas las alarmas en Tarragona. El gobierno municipal presidido por Pau Ricomà lanzaba un contundente comunicado en el que advertía que «no aceptaremos que el Museu Nacional d’Arqueologia no se ubique en Tarragona». La oposición se alzaba en tromba con el PP como principal estilete. Las alarmas alcanzaron tal dimensión que obligaron al Departament de Cultura a emitir una nota en la que se matizaba que el proyecto anunciado por la consellera en nada afectará al Museu Arqueològic de Tarragona, ubicado ahora de forma provisional en el Tinglado del Port mientras se ejecutan las obras de reforma de las vetustas instalaciones de la Plaça del Rei. Igualmente el proyecto de Barcelona no debe interferir en el ambicioso plan para convertir la Tabacalera en la «joya de corona» de la Tarraco romana. Las aclaraciones de Cultura no han calmado los escozores. El alcalde ha salido a la palestra para aceptar las explicaciones de la Conselleria pero insistiendo que de museos arqueológicos con la etiqueta «nacional» sólo debe haber uno y tiene que ser el de Tarragona. No es una exigencia baladí. El término, si se quiere, es lo de menos. Lo que importa es la dotación presupuestaria que se le asigne. ¿Alguien tiene dudas de a dónde irá la principal dotación?

Temas

Comentarios

Lea También