Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion editorial

El CF Reus, al borde del abismo

La denuncia de los jugadores pone al club al borde de la pérdida de categoría si el mièrcoles no paga las deudas

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los jugadores del Reus siguen entrenando pese a la situación del club. ALBA MARINÉ

Los jugadores del Reus siguen entrenando pese a la situación del club. ALBA MARINÉ

El Club de Futbol Reus ha iniciado una cuenta atrás dramática después de que ayer los jugadores decidieran denunciar al club por impago de tres nóminas. El plazo se agota el próximo miércoles. Si la entidad no liquida las deudas pendientes con los futbolistas, el CF Reus pierde la categoría y los jugadores quedan en libertad para negociar su incorporación a otros clubes en el mercado de invierno. En el cómputo de resultados de la competición, todos los partidos disputados con el Reus dejan de figurar y la totalidad de equipos de la Segunda A suman tres puntos de forma igualitaria. La situación es insólita y, a día de hoy, nada indica que pueda encontrarse una solución que evite el drama. El máximo accionista de la SAD, Joan Oliver, se reunió ayer con los capitanes del equipo, pero no pudo garantizar que antes del miércoles pueda afrontar las deudas pendientes. Hasta ahora, todas las gestiones realizadas para encontrar un comprador han sido infructuosas. Algunas fuentes cercanas a Oliver aseguran que en estos momentos estaría dispuesto a desprenderse de la SAD por el monto de la deuda, de alrededor de cinco millones de euros. Esta cifra es insalvable para un club en Segunda B, que es donde quedaría el Reus si el miércoles se consuma el descenso. Por tanto, parece inevitable que si no se logra evitar la pérdida de categoría el Reus no encuentre comprador y a la pérdida de la categoría de Plata se sume la desaparición material de la entidad. El clima de preocupación ha movilizado a los  aficionados que han convocado una manifestación de apoyo al Reus el próximo sábado, antes del partido de Liga ante el Córdoba. Sin embargo, incluso este partido estaba ayer en entredicho. La Liga sopesaba un aplazamiento al considerar que la situación que están viviendo los jugadores del equipo rojinegro no es el más propicio para que puedan competir en condiciones de igualdad. Es una lástima que el Reus tenga que verse en esta tesitura. Estamos hablando simplemente de fútbol, que este ruido negativo acaba salpicando el buen nombre de la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También