Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Concurs de Focs se apaga

Tarragona parece haber renunciado al Concurs de Focs Artificials como elemento prestigiador
Whatsapp

Tarragona parece haber renunciado al Concurs de Focs Artificials como elemento prestigiador y como herramienta de promoción de ciudad. El presupuesto municipal para 2015 no sólo no contempla la para muchos necesaria ampliación del evento a cinco jornadas –el modelo de los últimos años, tras los achaques de la crisis, es de sólo cuatro–, sino que, en rigor, prevé una reducción del 27%. Es verdad que ese recorte es irreal:responde sólo a la necesidad matemática de cuadrar las cuentas, pero se compensará con un aumento de la aportación de patrocinadores privados o, llegado el caso, con una dotación extraordinaria de las propias arcas municipales. No hay, pues, recorte presupuestario. Pero tampoco incremento, que era lo que en realidad estaba a debate desde julio.

Y estaba a debate porque Tarragona y su concurso están perdiendo reputación en el mundillo, donde un certamen de cuatro días no pasa de digno. Por historia, por emplazamiento y por la solera que llegó a labrarse –cuando llegó a durar seis días–, aún conserva cierto estatus, pero las rentas se agotan y 2015, año de leve repunte económico –aparente, al menos– y coincidiendo con la 25ª edición, se antojaba un momento oportuno para volver a crecer.

Conste que, en un mundo de recursos finitos, para eso están los políticos: para decidir, de entre todas las opciones posibles y legales, a cuáles se destina dinero público y a cuáles no. Es legítimo y respetable, pues, que se renuncie a relanzar uno de los acontecimientos más multitudinarios que vive la ciudad. Pero también es legítimo –y necesario– dejar constancia de ello.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También