Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El I+D+I es lo importante

El recorte ha sido muy doloroso para los investigadores, que han tenido que emigrar

Antonio Papell

Whatsapp

E stamos en un momento clave, de definición de la política de la próxima legislatura, y quizá convenga recordar que la inversión en I+D+i es el factor productivo principal de las grandes economías mundiales, que no invierten en ciencia y tecnología porque sean ricas sino al contrario: son ricas porque invierten en ciencia y tecnología. El presidente Obama, por ejemplo, ha declarado en alguna ocasión, para ilustrar su mandato, que «la ciencia y la tecnología han conseguido que Estados Unidos sea el mejor país sobre la tierra». Norteamérica invierte en ello, en efecto, el 2,8% del PIB, y la inversión se ha mantenido incluso en los peores años de la crisis porque sus gobiernos son conscientes de que de ella depende más de la mitad del desarrollo económico e industrial desde la Segunda Guerra Mundial. Los estadounidenses conocen la realidad y son coherentes con la evidencia.

España trató de restañar el déficit histórico en inversión en I+D durante los años 2004 a 2010, pero tras ese periodo, en el que se alcanzaron los 14.600 millones de euros anuales, comenzó un declive hasta los 12.800 millones de 2014. Tanto la Administración Pública como las empresas han reducido su aportación en esos cuatro últimos ejercicios que recoge la estadística: la primera, en 1.800 millones de euros y las segundas, en 722 millones.

El descenso ha sido muy doloroso para los investigadores, que han tenido que emigrar en buena parte, tras interrumpir sus investigaciones. Y la OCDE, que acaba de pedir al Gobierno español una revisión de los incentivos fiscales a la I+D+i, ha recordado los efectos a medio y largo plazo que tales recortes tendrán para la sociedad española. Es triste que no hayamos entendido que la atención a la ciencia y la tecnología debería ser absolutamente prioritaria porque, como ha puesto de relieve el Círculo Cívico de Opinión, si España hubiera invertido anualmente en I+D el mismo porcentaje que el resto de países de la OCDE desde 1970, nuestro PIB per cápita del año 2005 habría sido un 20% superior.

Sin duda alguna, esta debe ser una de las cuestiones preferentes del nuevo gobierno, que ha de ser exigida a quienes ostenten el poder real por los partidos que contribuyan a constituirlo.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También