Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El PSOE aplaza su congreso

El calendario político había convertido en descabelladas las fechas impuestas por los barones contrarios a Pedro Sánchez

Whatsapp

Los partidos tienen poco más de un mes para evitar nuevas elecciones y conseguir una fórmula de gobernabilidad. Y en este periodo debería ponerse en marcha la maquinaria del congreso ordinario del PSOE, según lo decidido por el comité federal del 30 de enero, en el que los ‘barones’ más inquietos forzaron las fechas del 21 y 22 de mayo, contra la opinión de la actual cúpula del partido. Ese calendario suponía que los aspirantes a la secretaría general debían presentar su candidatura entre el 11 y el 14 de abril; la elección entre la militancia sería el 8 de mayo, y el congreso propiamente dicho el 21 y 22 de mayo. Quería decirse, pues, que si el 2 de mayo no se hubiera formado gobierno, el congreso se celebraría en plena precampaña electoral de las elecciones del 26 de junio. Y si hubiera gobierno encabezado por el PSOE, Sánchez estaría aterrizando en La Moncloa. Tanto en el primer supuesto como en el segundo, era descabellada la idea de celebrar un congreso cuya única razón sería dar rienda suelta al afán de poder de Susana Díaz y de determinados líderes que esperan auparse a su vera. Así las cosas, hasta los menos favorables a Sánchez se han avenido a retrasar el cónclave. El PSOE no tiene en este momento grandes disyuntivas ideológicas que sugieran la urgencia de un debate de ideas. Y tampoco parece que tenga un problema de liderazgo, ya que, con el relativismo que se quiera, es claro que a Sánchez no le hacen sombra grandes lumbreras.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También