Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El 'Papa Francesc'

El presidente del Barça le regaló al Papa una camiseta azulgrana con su nombre
Whatsapp

El presidente del Barça le regaló al Papa una camiseta azulgrana con su nombre («Papa Francesc», rezaba la prenda, como parece lógico viniendo de una entidad catalana que tiene el catalán como lengua oficial). Nada especial que no haga cualquier club que visite la Santa Sede. Nada que no hubiera hecho el Bayern de Múnich, por ejemplo, cuando en la camiseta escribió «Franziskus». Sucede que el gesto del Barça suscitó una marea de críticas que me dejó atónito. «Le han cambiado el nombre. Se llama Francisco pero le han llamado Francesc», vendría a ser el resumen corregido y libre de insultos de lo que pudo leerse en la red.

Un reproche que sólo puede nacer de la ignorancia más paleta o de una interesada maldad. Porque los nombres de papa, como los de reyes, sí se traducen, y basta un leve esfuerzo para, en caso de desconocerlo, descubrirlo. Que la crítica provenga de ciudadanos de a pie podría tener un pase. Pero que medios de comunicación, programas como El Chiringuito (dirigido por el catalán Josep Pedrerol) o afamados periodistas acusen al Barça de «rebautizar» al Papa sólo se explica si, con independencia de la verdad, el único objetivo es crispar, hacer ruido y despotricar porque sí.

Porque ni un alemán se llamaba Benedicto ni un polaco Juan Pablo. «Pero es que este es argentino y sí se llama Francisco», se atrevían a responder algunos. No, majo: él, como argentino, se llama Jorge. Como Papa, eligió llamarse Franciscus, en latín, que resulta ser Francisco en castellano, Francesc en catalán y Francis en inglés. No es tan difícil. Y no hace falta ser independentista para entenderlo.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También